Home

Inherent

Inherent Vice” (traducida en España como “Puro Vicio” por alguna razón que se me escapa) es una novela de Thomas Pynchon editada en 2012. En su obra, Pynchon se sirve de una pintoresca trama policiaca para recrear el panorama de la California de finales de los 60 y principios de los 70, llena de freaks, hippies, surfistas, veteranos de Vietnam, polis corruptos y colgados de todo tipo. Los disparates de la novela son ingeniosos: la corporación de dentistas instalada en un edificio con forma de colmillo, la hermandad aria de moteros reconvertida en cuerpo de escolta de un millonario, los brochazos lisérgicos con los que se pintan los retratos de un montón de personajes extravagantes…

Todo esto tiene sentido en una obra literaria, pero se vuelve peligroso al trasladarlo a un guión de cine. El de “Puro Vicio” prescinde de varias tramas y personajes para centrarse en Doc Sportello (Joaquin Phoenix) y su búsqueda de un hombre de negocios secuestrado, el mismo hombre por el que su novia lo abandonó. Sportello es un detective privado de tercera y un fumeta cuyas pesquisas lo conducen a tugurios y a villas con piscina, a yonquis de corbata o a pillados harapientos… se ve obligado a colaborar con un policía resentido y cabrón (Josh Brolin) y a esquivar a los ineptos agentes federales, sigue la pista de un barco fantasma y termina destapando, casi por error, una red de importación de heroína.

dinerspoiler: Judas es Owen Wilson

Sin embargo, en “Puro Vicio” no hay el menor suspense, ni un ritmo narrativo que haga de ninguna de estas situaciones algo atractivo. Paul Thomas Anderson ha perdido la forma que tenía en “Boogie Nights” o “Magnolia”, y Joaquin Phoenix solo parece interesado en resultar convincente como hippie emporrado, deambulando por la escena como si no se enterara de gran cosa frente a un ejército de secundarios empeñados en aportarle una información incesante (es asombrosa la cantidad de cosas que todos los personajes parecen saber en cada secuencia, y la facilidad con que lo comparten a la primera) que complica un relato que ya empezó a resultar aburrido a los diez minutos de película. Abundancia de planos cortos y diálogos humorísticos sin maldita gracia, amontonamiento de secuencias poco valiosas… la película se limita a trocear el texto de Pynchon superando dos interminable horas y media de agonía. Y al final, uno tiene la sensación de que no ha sucedido nada en la pantalla. Sportello acaba tan perdido como empezó, todo está igual.

¿Y el mensaje, si es que lo hay? En teoría, “Puro Vicio” retrata el fin del sueño hippie, la frustración del flower power y su rendición al capitalismo. Incluso si supusiéramos que la mayoría de los hippies no fueron tan capitalistas como sus padres y esa tesis tuviera sentido, la desmitificación de los años 60 por ese camino es algo demasiado recurrente. En “Puro Vicio” (aunque esto sea mérito exclusivo de Pynchon) creo que por lo menos no es maniquea y no evita jugar con las contradicciones: el magnate desaparecido ha sido recluido en un sanatorio mental por la arpía de su esposa porque pretendía construir viviendas gratuitas para la gente sacrificando su fortuna, aunque este rico generoso sea en realidad un pirado enganchado al peyote que se rodea de moteros nazis -pese a ser judío- y el sanatorio imparta ejercicios espirituales new age a sus pacientes. La sátira salpica tanto a los especuladores y avariciosos ricos como a los felices hippies que hacen turismo en las utopías: unos se lucran importando droga de Indochina (mientras la gente muere en Vietnam) y otros la consumen escuchando rock psicodélico o leyendo a Marcuse, esperando el santo advenimiento de un mundo mejor…

Pero el hecho es que oferta y demanda nunca mueren, y ese es el vicio inherente que justifica el título, el que emerge tarde o temprano. Bueno, menos da una piedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s