Home

James Dean

Veréis, soy de la opinión de que los libros de “historia oral de esto o de lo otro” tuvieron su gracia hace diez años (John Savage desencadenó esa pesadilla) pero hace al menos nueve que ya no la tienen. Hablo de los libros en los que un determinado suceso o una época son relatados por distintas personas que cuentan su visión de la cosa; Savage lo hizo con el punk rock valiéndose del protagonismo directo de la gente a la que daba voz en su texto, armando un reportaje coral acerca de grupos y movimientos suburbanos narrado por sus mismos miembros. Svetlana Alexiévich ha ganado el Nobel de literatura este año usando también esa técnica, aplicándola a la catástrofe de Chernobyl o a la memoria de las mujeres combatientes en la segunda guerra mundial.

Vamos a esquivar la pelea acerca de si hablamos de literatura o de periodismo. Sea lo que sea, en “Vive deprisaPhilippe Besson se ha servido de esa herramienta para inventar una biografía de James Dean.

Me gusta la jugada: tomar la técnica de moda para falsificarla, inventar un relato colectivo para construir la biografía de un muerto solitario con la voz de otros muertos. 

Little Bastard

Porque lo que hace Besson en “Vive Deprisa” es exactamente eso: recrear la vida de James Dean a través de las palabras de quienes le conocieron… con la salvedad de que todas esas personas están muertas y Besson nunca las conoció a ellas. Es como el arranque de “El Crepúsculo de los dioses“: los fiambres toman la palabra aunque todos sabemos que en realidad lo que hay es un vivo haciendo de ventrílocuo. Besson miente en nombre de los padres de Dean, de los tíos que lo criaron en una granja de Indiana, de su profesora de arte dramático en el instituto, de su agente, de sus amantes, de Sal Mineo, de Pier Angeli y Elizabeth Taylor, de Elia Kazan y de Nicholas Ray. Incluso el propio Dean habla de su muerte, del brutal accidente de su Porsche 550 Spyder y su agonía en una cuneta. El culto a la realidad convertido en el perfecto instrumento de ficción.

La de “Vive Deprisa” es la ficción construida sobre una historia lejana que solo respeta cronologías y datos accesorios, la elaborada sobre la vida de alguien apasionado por actuar y, en fin, por fingir. Una novela que finge ser verdad, que colecciona restos de alguien que ya no está compuestos con la voz de otros que tampoco están pero que tal vez son más creíbles porque todos son la misma persona: el autor.

Y James Dean en el centro: fatal, ingenuo, tímido, angelical, borracho, egoísta y ambicioso, frío y desesperado, caminando hacia la tumba como un cadáver de 24 años que no calla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s