Home

El tercer lunes de enero es el día más deprimente del año. La verdad es que el tercer lunes de enero es el día del año en que internet revive el mito del día más deprimente del año. Se supone que está demostrado a través de una ecuación desarrollada en la Universidad de Cardiff, un cálculo del índice de infelicidad y de cómo alcanza su pico. No importa gran cosa que la Universidad de Cardiff nunca haya desarrollado esa ecuación. Tampoco que sea una ecuación absurda en la que se valora el tiempo de sueño de una persona media representándolo con el término ZZZ. Ni siquiera que en realidad se trate de una campaña publicitaria de 2005 para una agencia de viajes. El día más deprimente del año es un mito. Uno pequeño y bastante ridículo. Los mitos eran mejores antes. Antes de que empezáramos a pasar la vida ante un monitor y a alcanzar la capacidad analítica de un molusco, quiero decir.

Las noticias falsas en internet no tienen la culpa de nada. La culpa la tienen los idiotas que se las creen. Tenemos una responsabilidad al creernos las cosas: no podemos andar por ahí creyéndonos todo, eso devalúa mucho la información, incluso la falsa. Y creer en el Blue Monday significa creer que la tristeza es matemática y predecible, que un tipo en Cardiff puede adivinar qué día se va a levantar todo Edimburgo con el pie izquierdo. Hasta el Papa es menos determinista.

Con los chemtrails pasa una cosa parecida. Creer que hay un programa secreto para fumigarnos y volvernos dóciles es un poco tonto. Para eso ya está la televisión. Para eso ya están las noticias falsas. Son mucho más baratas que poner un avión en el aire y cargarlo con bidones de veneno. No es nada serio creer que un contubernio de manipuladores pueda ser tan maligno y tan ingenuo al mismo tiempo. Cada vez se conspira peor.

Como lo de las anillas de plástico de las latas. No hace falta cortarlas para que los animales no se estrangulen. Las anillas de plástico de las latas terminan en un sitio en que no hay animales. Igual ratas. Y no estáis preocupados por las ratas. Vosotros pensáis más en delfines. Tranquilos, no vais a matar delfines por tirarlas a la basura sin cortar. No sé por qué estáis tan obsesionados con los delfines. Viven en alta mar, es terriblemente improbable que vayan a tropezarse con vuestras anillas de plástico. Solo si pilotáis un avión fumigador y las tiráis por la ventanilla al sobrevolar el océano para alienar químicamente a la tripulación de un ballenero. Entonces igual sí.

Echo de menos al monstruo del Lago Ness. Era un mito muy bonito.

Y los años en que el lunes triste podía ser cualquiera.

Anuncios

2 pensamientos en “NEW ORDER : BLUE MONDAY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s