Home

Ted Lewis solo pasó 42 años en este mundo. Murió joven, pero tuvo tiempo de hacer carrera como músico, ilustrador (trabajó como animador en la película de los Beatles Yellow Submarine) y aún fundador de la novela negra británica moderna. Lewis publicó nueve libros; una autobiografía y ocho novelas ambientadas en los bajos fondos londinenses que conocía como la palma de su mano. Se bebió el Soho entero y se recorrió los peores pubs, intimó con toda clase de matones, chulos y timadores. La materia prima para sus personajes era inmejorable, por eso sus obras tienen un relieve desagradable que puede tocarse, el tacto viscoso de la moqueta sobre la que acaba de derramarse cerveza en mitad de una pelea.

El mundo de Lewis es desolador. No hay bondad ni solidaridad, solo cinismo y violencia. Sus personajes no tienen ninguna virtud; les basta con sobrevivir aunque para ello tengan que vender a toda su familia. La justicia es una ficción lejana e inútil. Lewis no destripa ese paisaje (in)humano con ánimo de denuncia, el suyo no es tanto un retrato social como una pura crónica de ese ecosistema en el que viven seres de sangre helada y motivos animales.

Jack Carter’s Return Home (1969) fue su segunda novela. Inició una trilogía en la que el personaje de Jack Carter, pistolero a sueldo para una familia mafiosa de Londres -los hermanos Les y Gerald Fletcher, probable trasunto de los temibles Reg y Ronald Kray-, emprende venganzas, planea palos y reparte tiros bajo el plomizo cielo gris de la Inglaterra suburbana. Carter es un ser amoral, manipulador y violento, con nervios de acero y un siniestro sentido del humor. En Return Home, Carter regresa a su ciudad natal para asistir al funeral de su hermano Frank, aparentemente muerto en un accidente de tráfico. Pero Jack sospecha que Frank ha sido asesinado, lo que le lleva a iniciar pesquisas que conducen a un desenlace sangriento del que ni él mismo saldrá indemne.

Lewis no solo despliega una colección de tipos detestables, sino que se recrea en la sordidez de una ciudad de provincias crecida a la sombra de las industrias metalúrgicas, un agujero en el que florecen proxenetas, soplones, mafiosos de segunda y delincuentes de la peor clase… Grasientos empresarios de máquinas tragaperras, prostitutas alcoholizadas, productores aficionados de porno casero y sicarios entrelazándose en una historia feroz, narrada con rotundidad y sin el menor respiro.

Jack Carter’s Return Home fue llevada al cine en 1971 por Mike Hodges con el título Get Carter (en España, Asesino Implacable). Protagonizada por Michael Caine, es una excelente adaptación del texto de Lewis acompañada por una memorable banda sonora de Roy Budd. La novela fue adaptada otras tres veces más a la pantalla.

Sajalín Editores acaba de publicarla en España, con traducción de Damià Alou.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s