Home

Freedom of Speech” es la última canción de “Body Count”, el primer disco del grupo del mismo nombre que el rapero Ice T reunió a principios de los años 90 para experimentar la fusión entre el hip hop y el heavy metal. Sin embargo, “Freedom of Speech” es una canción cuya inclusión en el disco no estaba prevista porque, en realidad, solo llegó ahí para sustituir a otra.

La sustituida se titulaba “Cop Killer” (asesino de policías), una descarga rabiosa de mala leche en la que Ice T denunciaba la brutalidad policial contra los negros a través de la historia de un ciudadano que decide tomarse la justicia por su mano. La canción se editó junto a las demás y, desde el primer momento, se convirtió en una fuente de problemas.

Varias emisoras locales y nacionales se negaron a radiarla. Algunos establecimientos devolvieron las copias distribuidas rechazando venderlas. El presidente George Bush y el Vicepresidente Dan Quayle la criticaron públicamente. Y “Cop Killer” terminó desapareciendo, lanzándose una nueva edición del disco en la que “Freedom of Speech” aparecía en su lugar. “Freedom of Speech” es una canción totalmente distinta de “Cop Killer”; las únicas guitarras proceden de un sampler de “Foxy Lady” de Jimi Hendrix y su base es estrictamente hip hop, con una declaración rimada de defensa de la libertad de expresión a cargo de Ice T, y una coda recitada por Jello Biafra.

De esta manera, “Cop Killer” pasó al mito popular como el ejemplo de una expresión artística censurada. La realidad es que fue el propio Ice T quien decidió eliminarla, aunque no cuesta imaginar que lo hiciera presionado por su compañía discográfica (Warner), que trató de defender el disco hasta que la polémica salpicó a sus propios accionistas. Con el dinero no se juega. En cualquier caso, “Cop Killer” no fue formalmente censurada, ni ninguna instancia judicial o política ordenó su retirada.

La realidad de la censura es que no siempre procede de una decisión política, pero desencadena los mismos efectos. En 1966, “God only knows” de Beach Boys fue prohibida en algunos estados norteamericanos estimando que el uso de la palabra “Dios” en una canción pop era blasfemo. En 1991, y a causa de la primera guerra del golfo, la emisora pública BBC elaboró una lista negra de casi 70 canciones que no debían ser radiadas por su supuesta relación con temas bélicos (alcanzando cotas altísimas de surrealismo: “In the air tonight” de Phil Collins o “Walk like an Egyptian” de Bangles fueron prohibidas). Por las mismas razones, Massive Attack tuvieron que promocionar su primer disco en Estados Unidos recortando su nombre a Massive. Los Kinks tuvieron que regrabar en 1970 “Lola” para sustituir la palabra “coca cola” por “cherry cola”, ya que la BBC se negaba a emitirla entendiendo que incluía publicidad de la marca. En 1988 la cadena MTV retiró el vídeo de la canción “This note’s for You” de Neil Young a instancias de los abogados de Michael Jackson, que se sentía irrespetuosamente parodiado en él. En casi ninguno de estos ejemplos intervino (al menos directamente) ninguna autoridad política, pero las consecuencias fueron idénticas.

Ni siquiera hay que esperar a que un interés corporativo, religioso o político intervenga: si los conciertos de bandas como Soziedad Alkohólica han sido cancelados en algunas ciudades por sus Ayuntamientos aduciendo razones ideológicas (la justificación del terrorismo como comodín), los de otras bandas como Reserva Espiritual de Occidente fueron objeto de boicot dese las redes por motivos igualmente ideológicos (un inexistente ensalzamiento del fascismo, otra cara de la misma moneda), y hace apenas un año que se agitó una campaña contra el (presunto) cómico Jorge Cremades para que se cancelaran sus espectáculos por apología de la violencia sexista, agitando una persecución no muy distinta de la que en su día se animó contra el actor Pepe Rubianes por motivos políticos. El listado de canciones que no se deberían radiar -en condicional- crece día a día (con “La mataré” de Loquillo a la cabeza, por otra pretendida banalización de la violencia de género, lo que me hace pensar si no habría que retirar antes “Hey Joe” de Hendrix por la misma razón, y aun con la agravante de que en la letra de esta segunda el homicidio ya se ha cometido), y el de canciones o películas que en 2018 seguramente ya nadie se atrevería a grabar o producir es simplemente aterrador. Mientras tanto, a un usuario de Instagram le cae una multa de 480 euros por un fotomontaje con la figura de Cristo y en la feria ARCO una galería, a invitación de la dirección del recinto en que se celebra, retira una obra de Santiago Sierra en la que se identifica a varias personas como presos políticos. Las condenas judiciales contra raperos y tuiteros se vuelven habituales a consecuencia de las letras de sus canciones o del contenido de sus publicaciones y uno tiene la sensación de que es mejor no bajar al detalle de estos casos porque, si lo hace, las posibilidades de ser acusado de una cosa o su contraria (o de ambas a la vez, por insignificante que seas) son cada día más altas. Hay algo que no está funcionando en las leyes, algo que tampoco funciona en nuestras cabezas y parece contagioso. Creedme; acabo de borrar un párrafo entero sobre el caso de Valtonyc por si acaso, y no conozco mejor expresión de la eficacia de la censura que esa: por si acaso.

Apenas unos meses después de la publicación de “Cop Killer“, la ciudad de Los Ángeles estalló en un disturbio sin precedentes; los agentes de policía acusados de haber propinado una brutal paliza al ciudadano afroamericano Rodney King fueron absueltos de los cargos presentados y puestos en libertad. La revuelta dejó 54 muertos y más de 2.000 heridos. Ninguno de los participantes en aquellos hechos necesitaba escuchar “Cop Killer” y, seguramente, la mayoría ni siquiera la conocía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s