Home

Otra vez. He cerrado mi cuenta de Facebook. Ya no estoy orgulloso ni tampoco me emociona: la primera vez que dejas la droga te puede parecer que eres un héroe, pero a la tercera ya te conoces. Llevo una semana limpio. De momento no ha sido difícil. La razón que eliges para desengancharte mantiene su fuerza un tiempo. Aunque da igual cómo de buena sea, eso solo va a suponer uno o dos días de ventaja. Cuando pasen, el síndrome de abstinencia se quitará el sombrero y entrará en tu casa. Te recordará todas aquellas cosas excitantes que tenías y que has perdido. Como leer decenas de opiniones de mierda sobre cualquier cosa. Como dejar pasar horas perdido en un gallinero en el que nadie pone huevos. O regalar información sobre tu vida a un mocoso multimillonario que la revende. Hazte cargo: tu vida, a la que no sabes sacarle partido, a él le ha hecho rico.

Deberían darme algún diploma, he pasado diez años ahí dentro. He suministrado un montón de información. Me he mantenido en contacto con antiguos compañeros de colegio. He felicitado los cumpleaños. He sido un lemming ejemplar. No era rácano dándole al “me gusta“, me gustaba casi todo.

Solo me censuraron dos veces. Las dos por poner imágenes sexuales. La primera fueron dos tetas que asomaban en el cartel de un concierto. La segunda un cuadro de Courbet, ese famoso en el que aparece un coño. Pero me perdonaron las dos. No soy tan malo.

Les conté montones de cosas. Cada canción que me gusta. Un montón de libros, alguna película. Quién creía yo que iba a ganar las elecciones. No se pueden quejar.

Al salir, me preguntaron si estaba seguro. La primera vez quise imaginarme que lo hacían preocupados, en un tono equivalente a “en qué te hemos fallado“. Pero esta vez me pareció que me lo preguntaban sonriéndose, como los alcaides en las películas cuando el recluso cumple condena y sale por la puerta y le advierten de que volverán a verlo pronto.

Porque saben cuál es mi punto débil. Asistir a clases magistrales de economía, geopolítica, Derecho penal o sociología impartidas por analfabetos. A reuniones virtuales de defensores de la conspiración de los chemtrails y la tierra plana. A maratones de vídeos de gatos. Cómo me conocen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s