Home

Habréis oído alguna vez ese proverbio que dice que las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene una. La comparación podría haberse hecho con cualquier otra parte del cuerpo que no esté duplicada (la nariz o la boca, por ejemplo), pero seguramente hubo una razón poderosa para escoger el culo. De esta manera, la frase se puede completar añadiendo que todo el mundo tiene una opinión… y que en ocasiones huele mal. Os pido que me disculpéis, estoy aún en la fase de desintoxicación de redes sociales y continúo sensible a estas cosas. Sigo intentando desengancharme de la sobredosis de opiniones a que he estado expuesto durante mucho tiempo, y no es fácil. Las opiniones se superponen a los hechos en una proporción muy desigual; unos solos hechos bajo diez millones de opiniones. Y así es como los hechos desaparecen bajo una montaña de opiniones que impiden ver otra cosa, hasta que todo es opinable y sobre todo se ha opinado y ya no existe nada más. Ahora no me termino de acostumbrar al silencio de las noticias sin el cacareo de fondo de mil gallinas enfadadas, echo de menos los rumores absurdos sobre cosas absurdas, añoro a los talentos capaces de enlazar el resultado de Eurovisión con el conflicto en los Altos del Golán. Entendedme: yo desfilé con un ejército de tontos en el que cada tonto estaba seguro de ser el único que en realidad no lo era, y ahora me cuesta andar sin marcar el paso. Formé parte de una conciencia colectiva de inconscientes iracundos, y ahora no comprendo bien qué es estar tranquilo. O al menos eso es lo que opino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s