Home

En 1987 todavía existían los fanzines. Eso es como recordar que hubo un tiempo en que se escribía a mano y había que lamer los bordes de los sobres para cerrarlos, algo que asombraría a cualquiera de menos de 30 años. Es bastante indignante que te miren como si acabaras de salir del medievo solo porque no creciste rodeado de teléfonos móviles, y bastante inútil tratar de explicar que tú al menos, durante los primeros veinte años de tu vida, no estabas vigilado por control remoto las 24 horas del día.

No dejéis que me distraiga. Los fanzines. Sí. Yo hice un fanzine en 1988, se llamaba Psychocandy, tenía formato cuartilla y se repartía en cuatro bares y alguna tienda de discos. Apestaba a tinta de fotocopiadora, podías colocarte con él. Solo edité un número. La Herencia de los Munster, en cambio, publicó decenas. Se hacía en Santurce y estaba lleno de artículos mal maquetados sobre bandas australianas de garaje. También olía a tinta, pero a ellos les daba para portada a color y no colocaba tanto. La Herencia de los Munster llegó a convertirse en una compañía dicográfica que aún existe, y este fue el primer disco que editaron.

The Munster Dance Hall Favorites es un EP de siete pulgadas con cuatro canciones. La primera es una versión de la sintonía de la serie de televisión La Familia Munster tocada en clave surf punk por The Surfin’ Lungs. Discogs me dice que Surfin’ Lungs publicaron unos cuantos discos, aunque nunca me despertaron la menor curiosidad. De todos modos, “Munster Theme” es una preciosidad, con su clavicordio y su ritmo gamberro… apuesto a que hubo decenas de programas de rock and roll en las radios libres que lo usaron como sintonía. Yo también tenía un programa en una radio libre, aunque supongo que intentar explicar qué era una radio libre en 2018 es algo que puedo ahorrarme. No me creerían.

Las otras tres canciones del EP pertenecen a grupos para los que no necesito el chivato de Discogs. La primera vez que escuché a Spacemen 3 fue aquí, y “Take Me to the Other Side” sigue siendo una de las canciones que más me gustan de todos sus discos. Sex Museum actuaron en mi ciudad ese mismo año y tocaron “You“. Les hice una entrevista para mi programa de radio, aunque ya no estaba en una emisora libre sino en una comercial. Recuerdo estas cosas y me pregunto qué mierdas he hecho con mi vida, por qué sigo aquí cuando podía haber emprendido una carrera de algo en el underground y haberme arruinado rápidamente, en lugar de languidecer poco a poco. Para terminar, estaba el cacareo alborotado de Los Enemigos con una versión de “Shakin’ All over” convertido en un hit de gallinero. Y era todo perfecto, por cuatro duros.

Es que también el dinero se llamaba distinto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s